Hablan de Tarín Joyeros en RincondeCaballeros

Tarin Joyeros, revisión y reparación de relojes, taller de relojeria, zaragoza

Esta semana ha sido publicado un post en el blog de Rincón de Caballeros (del que se también han hecho eco en Relojes Especiales), dedicado a las revisiones a las que los relojes deben ser sometidos para garantizar su buen funcionamiento. En el hablan de nuestro relojero, Paco, y del proceso de revisión que se realiza en nuestro taller. ¡Os dejamos con el interesante artículo!

Los fabricantes recomiendan realizar revisiones periódicas de sus relojes. Rolex, por ejemplo, recomienda que sus relojes pasen por el SAT cada cinco años. Es una pregunta habitual en los foros de aficionados a la relojería: ¿es necesario, realmente, someterlo a revisión, si el reloj “funciona”? ¿Qué se revisa cuando el reloj pasa por el SAT?

Hoy, gracias a la amabilidad de Tarin Joyeros, Concesionario Oficial Rolex de Zaragoza, he tenido la oportunidad de presenciar y fotografiar el proceso de una revisión completa de un Rolex Date (en cuyo interior late el robusto, fiable y conocido calibre 3135).

Me recibe Paco, uno de los técnicos relojeros que trabajan en el taller de relojería. Paco, que acumula más de 25 años de experiencia en el oficio, comenzó su carrera como relojero en la relojería gruesa, para más tarde certificarse como relojero acreditado de las principales marcas de relojería, entre las que destacan Rolex y Cartier. Lleva muchos años trabajando en el gremio, pero se nota que disfruta como el primer día.

Me conduce a uno de sus talleres –tienen dos- donde le espero mientras va a buscar el reloj a revisar. Aprovecho la ocasión para curiosear sus útiles. Hay lupas, destornilladores, navajas, cepillos, bandejas, cajas para piezas y varias máquinas, entre las que consigo distinguir un crono-comparador y un dispositivo para limpiar calibres y fornituras.

Tarin Joyeros, revisión y reparación de relojes, taller de relojeria, zaragoza

Lo primero, quitarle el armis, es una operación sencilla. El siguiente paso saca el calibre y esfera de la carrura, para lo cual se suelta la tapa de la misma–con un útil especial Rolex- y se desatornillan los tornillos que sujetan el bloque a la caja. Además, se saca la corona, el tubo de corona y las juntas. El tubo y las juntas se tiran, pues se reemplazarán (para garantizar la hermeticidad de la caja).

Retirar las saetas es una labor delicada, pues podría dañarse la esfera. Paco me cuenta que cada marca establece un procedimiento distinto: Rolex, por ejemplo, emplea un útil específico. Cartier, sin embargo, simplemente recomienda proteger la esfera con un plástico y permite el uso de unas pinzas. Una vez retiradas y cuidosamente almacenadas, es momento de comenzar a desmontar el calibre.

Tarin Joyeros, revisión y reparación de relojes, taller de relojeria, zaragoza

Para desmontar un calibre, Paco emplea una lupa de cinco aumentos. Con una lupa de mayor poder magnificador tendría muy poca profundidad de campo y sería incómodo trabajar. Ese tipo de lupas (de 10 o 15 aumentos) las emplea únicamente para partes muy específicas del trabajo. La mesa sobre la que trabaja está bastante elevada, para que le quede cerca de los ojos. Poder contemplar con la rapidez y soltura que va desmontando cada una de las piezas es un deleite.

Tarin Joyeros, revisión y reparación de relojes, taller de relojeria, zaragoza

Una vez completamente desmontado, las piezas se almacenan en unas bandejas metálicas, que pasarán a una lavadora de calibres. Allí se lavan durante veinte minutos, aproximadamente, hasta que el calibre sale perfectamente limpio. Todas las piezas se someten a inspección visual posterior, para determinar la necesidad de su reemplazo. Veréis que en la foto también falta el muelle principal (mainspring), porque en la revisión, este se reemplaza por uno nuevo.

Tarin Joyeros, revisión y reparación de relojes, taller de relojeria, zaragoza

Según se va montando el calibre, se van aceitando todas las piezas que así lo exigen. Se emplean varios aceites, de distinta viscosidad y características, para cada una de las partes del reloj. Paco me advierte de la necesidad de renovar estos aceites de forma periódica para evitar desgastes prematuros de la maquinaria. La frecuencia con que los fabricantes recomiendan someter a revisión sus relojes no es casual y se ve condicionada en buena medida por el período en que los aceites conservan todas sus propiedades.

Tarin Joyeros, revisión y reparación de relojes, taller de relojeria, zaragoza

Me fijo que, además de varios aceites, emplea distintos útiles para aceitar cada una de las diferentes piezas. Trabaja rápido, la experiencia se deja notar. Mientras va engrasando las piezas, me cuenta detalles del proceso de certificación en Rolex. La marca es bastante exigente: antes de poder recibir sus cursos –específicos para cada modelo de reloj y calibre- requiere que el alumno interesado pase una prueba de conocimientos previos.

Tarin Joyeros, revisión y reparación de relojes, taller de relojeria, zaragoza

También me muestra cómo se reemplaza el muelle principal, el corazón que impulsa el reloj. Rolex, una vez más, va un paso más allá que otros fabricantes y dispone de dos tipos de muelles, de distinta dureza. El muelle se coloca y se cierra el barrilete con un útil específico.

Tarin Joyeros, revisión y reparación de relojes, taller de relojeria, zaragoza

Cada paso que se completa requiere de diversos chequeos y seguir a rajatabla los protocolos evita tener sustos al final. Aprendo, gracias a Paco, que Rolex admite, como máximo, un error de +-1 minuto en el momento del pase de fecha. Para Rolex no es tolerable que el reloj cambie de fecha antes de las 23:59 o después de la 00:01.

Una vez montado de nuevo el calibre, se pasa a comprobar sus parámetros, utilizando un crono-comparador. La precisión y exactitud del reloj se comprueban en distintas posiciones y en distintas condiciones de carga del muelle principal. Se hace una prueba con el muelle muy cargado y otra, completa, pasadas 24horas. Para que pase la prueba, el reloj debe cumplir sobradamente con las restricciones de los parámetros COSC (+6, -4). Hay que recordar que Rolex es más exigente que otras casas relojeras: La tolerancia admisible de Rolex según calibre es (+4, -2).

Tarin Joyeros, revisión y reparación de relojes, taller de relojeria, zaragoza

De forma muy simplificada, podemos decir que el crono-comparador es un artilugio equipado con un micrófono de alta sensibilidad, que mide el TIC y el TAC del reloj, permitiendo su ajuste en términos óptimos.

Tras la prueba completa, Paco me explica los detalles que se ven en la pantalla: amplitud, desviación y rangos de tolerancias. No está mal para un primer ajuste:

Tarin Joyeros, revisión y reparación de relojes, taller de relojeria, zaragoza

Lo siguiente, los cuidados estéticos. Tanto el armis, como la carrura, acusan notablemente el paso del tiempo (arañazos, pequeños golpes) que el propietario desea disimular, en la medida de lo posible.

Tras desmontar la tapa, se suelta el bisel (en este caso, es de acero).

Tarin Joyeros, revisión y reparación de relojes, taller de relojeria, zaragoza

Y también el cristal:

Tarin Joyeros, revisión y reparación de relojes, taller de relojeria, zaragoza

Cada una de las partes del reloj están listas para pulir. Se recomendará al propietario que reemplace el cristal, puesto que tiene varias marcas en su extremo

Tarin Joyeros, revisión y reparación de relojes, taller de relojeria, zaragoza

La labor de pulido es muy delicada y es fundamental que la realice un profesional. Un buen pulidor debe respetar la forma original de la caja, con sus aristas y curvas. Al ser un procedimiento puramente manual, la experiencia y buen pulso del pulidor son críticas. Debe saber qué presión ejercer, en qué ángulo y durante cuánto tiempo, para que el resultado sea óptimo.

Empieza el pulido de la caja, la parte más delicada. Las partes mate y espejo se pulen de distinta forma.

Tarin Joyeros, revisión y reparación de relojes, taller de relojeria, zaragoza

El armis también se pule. Hablamos de la fragilidad ante pulidos de los armis que Rolex montaba en la generación anterior de relojes, conocidos como “chapitas” al ser trozos de acero doblado, no macizos. Hablamos también de la mayor dificultad que entrañaba el pulido de la generación anterior de Rolex deportivos, debido a las aristas de su caja.

Hasta que por fin, todo está perfectamente pulido. Las piezas aun presentan algún resto de suciedad, debido a los productos que se emplean en el proceso de pulido, por lo que pasarán a lavarse en una lavadora de ultrasonidos, que las dejará listas para ser montadas de nuevo.

Tarin Joyeros, revisión y reparación de relojes, taller de relojeria, zaragoza

En ese punto, tras reemplazar las pertinentes juntas, el calibre permanece 10 días pasando varios test de funcionamiento y por último, se completa el montaje: movimiento y esfera, saetas, carrura y armis. El reloj está listo para ser disfrutado cinco años más en perfectas condiciones.

A menudo nos cuestionamos los precios de las revisiones, llegándolos a tildar de abusivos. Cuando uno es consciente del trabajo, conocimientos necesarios y coste de las fornituras para llevar a buen término un trabajo de este tipo, empieza a ver los precios de otra forma…